Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Salud - El arsénico y los alimentos

Salud

Salud - El arsénico y los alimentos

2017-04-17 12:57:29

Últimamente ha sido tema de discusión en muchos medios online la relación entre el arsénico y el arroz, situación preocupante si tomamos en consideración que este alimento forma parte de la dieta diaria de muchas personas en el mundo.

Pero ¿cómo nos afecta la contaminación por arsénico inorgánico (iAs)? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el arsénico se encuentra presente de forma natural en niveles altos en las aguas subterráneas de varios países, siendo el arsénico inorgánico el más tóxico en su forma y una de las 10 sustancias químicas que más preocupa a la OMS.

Pero el arsénico también lo podemos encontrar en el aire y en la tierra, lo que hace muy fácil el proceso de contaminación en la preparación de las comidas, los suelos de cultivo y en los procesos productivos industriales.

Por esto, debemos tener cuidado con la exposición prolongada del arsénico ya que puede causar intoxicación crónica, siendo algunos de los efectos más característicos la aparición de lesiones cutáneas y cáncer de piel.

Según un informe de la OMS el arsénico inorgánico está naturalmente presente en aguas subterráneas contaminadas las cuales podemos encontrar en altos niveles en países como; Argentina, Bangladesh, Chile, China, India, México y Estados Unidos de América.

Según un estudio realizado por el U.S. Department of Health and Human Services (FDA) si bien es cierto que el arsénico está presente en granos, frutas y vegetales, en la mayoría de las cosechas no obtienen fácilmente mucho arsénico de la tierra, sin embargo, el arroz es distinto porque obtiene el arsénico de la tierra y el agua más fácilmente que otros granos.

En el 2013 la FDA publicó los resultados de aproximadamente 1300 muestras de arroz y productos derivados para examinar los niveles de arsénico, detectándose que en promedio el arroz y productos analizados contenían de 0.1 a 7.2 microgramos de iAs por ración, niveles bajos que no mostrarían efectos negativos en la salud a corto plazo.
Nos queda claro que siempre es conveniente averiguar el origen y procesos por los que han pasado los alimentos que consumimos, además de ser importante mantener una dieta balanceada.