Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Hablemos del colecho

Salud

Hablemos del colecho

2017-03-27 12:00:43

Primero debemos entender que el colecho es ahora una práctica muy utilizada en diferentes lugares del mundo, por la cual los bebés y niños pequeños duermen con los padres, compartiendo la misma cama o en camas continuas o lo que se llama cama-cuna.

Algunos especialistas en psicología infantil indican que la experiencia del colecho resulta ser positiva e integradora tanto para el padre como para el niño. Estudios realizados al respecto indican que las ventajas del colecho son muchas, sobre todo si pensamos en los niveles de estrés que se ven reducidos.

¿Por qué se experimenta menos estrés?

Bueno, el hecho de compartir el espacio de descanso con el bebé o niño, los ayuda a ambos a tener un sueño más profundo y tranquilo. Además la madre está más consciente del bebé y sus necesidades. Por otro lado, las madres pueden amamantar más a los bebés logrando así bajar los niveles de ansiedad del bebé, y teniendo un impacto positivo en el desarrollo emocional del infante.

  • ¿Algunos peros? Sí, si los hay…*

Están los accidentes que podrían acontecer del compartir la cama con el bebé. Por ejemplo algunos de los riesgos que indican los profesionales, es el de la asfixia o aplastamiento que se podría dar durante el tiempo del sueño.

Por otro lado, la vida íntima de la pareja también se verá complicada. Además, mientras el infante va creciendo se van presentando otros inconvenientes como; los movimientos bruscos del niño, de pronto si uno de los padres ronca también sería un inconveniente para lograr un sueño profundo de parte del niño.

Sin duda, cada familia es única y como familia deberán encontrar el punto intermedio respecto a practicar el colecho en el hogar y hasta que edad hacerlo. Entendamos que en estos tiempos en que hay muy poco tiempo para compartir con los niños, tal vez, esta es una buena oportunidad para tener tiempo con los bebés.

En este sentido, tal vez, el utilizar la opción de cama-cuna sea buena idea. Por un lado se está cerca del bebé y por el otro el espacio de la pareja también se puede mantener.

Finalmente, siempre tomen en consideración que el colecho debe ser un tema que se debe conversar entre los padres y ser consensuado.