Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Pediatría - Despistaje auditivo en niños

Salud

Pediatría - Despistaje auditivo en niños

2017-04-05 07:38:49

Según la Organización Mundial de la Salud – OMS, alrededor de 360 millones de personas (el 5% de la población mundial) presentan pérdidas de audición que se consideran discapacitantes; cerca de 32 millones son niños.

En las primeras etapas de aprendizaje de los niños, la audición es esencial, ya que gracias a este sentido es que los niños aprenden a hablar y comunicarse, pueden tener buenos resultados escolares y participar de forma normal en la vida social.

Por ello, la pérdida de audición supondrá un problema para la educación y la integración social del menor. Los niños afectados con la pérdida de audición tendrán una gran ventaja si se diagnostica el problema en las fases tempranas de la vida, de tal manera que se le pueda ofrecer una intervención y tratamiento adecuados, si esto sucediera el 60% de los casos podría evitarse, por eso la importancia de la prevención.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de audición en el niño?

La pérdida de audición en el niño puede tener muchas causas, en particular causas congénitas. Entre las causas de la pérdida de audición en el niño figuran las siguientes:

• Factores genéticos: Provocan cerca del 40% de la pérdida de audición en la niñez.
• Afecciones perinatales: Por ejemplo, prematuridad, bajo peso al nacer, falta de oxígeno (asfixia perinatal) o ictericia neonatal.
• Infecciones: Durante el embarazo, la madre puede ser infectada por virus tales como los de la rubéola o el citomegalovirus, que provocan pérdida de audición en el niño. También la meningitis, las paperas y el sarampión pueden provocar en la niñez la pérdida de audición.
• Enfermedades del oído: En los niños, diversas afecciones comunes del oído pueden provocar la pérdida de audición.
• Ruido: Los sonidos intensos, incluidos los producidos por dispositivos personales tales como los teléfonos inteligentes y los lectores de MP3 utilizados a gran volumen durante periodos prolongados, pueden causar pérdida de la audición.
• Medicamentos: Los medicamentos, como los utilizados en el tratamiento de las infecciones neonatales, el paludismo, la tuberculosis farmacorresistente y el cáncer, pueden provocar una pérdida de audición permanente.

La prevención es importante

• Para prevenir esta situación, es necesario hacer pruebas de audición a los recién nacidos y lactantes e iniciar las intervenciones apropiadas para detectar y autonomizar a los niños con pérdida auditiva congénita o de aparición temprana.

• Además, incluir pruebas de audición escolares para detectar posibles casos y tratar las otitis comunes y la pérdida de audición en los menores con un plan médico integral.

Fuente: OMS, 2016

Infografia-perdida-audicion