Estás en: Inicio / Mundo Plus / Viajes / Chachapoyas: Catarata de Gocta

Viajes

Chachapoyas: Catarata de Gocta

2017-02-26 01:34:08
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Bosques de neblina.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Catarata de Gocta
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Gocta significa 'La chorrera'.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Para llegar a las cataratas debes recorrer entre 5 a 6 kilómetros a través de hermosos bosques de neblina.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Es una de las cataratas más altas del Perú y del mundo.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Visita la acogedora ciudad de Chachapoyas y no dejes de comprar sus hermosas artesanías.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
El Trapiche, es donde se procesa la caña de azúcar, uno de los principales insumos de la región.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
Las vistas que conseguirás captar con tu cámara serán espectaculares, sin importar el ángulo.
Chachapoyas: Catarata de Gocta
La piscina que se forma por la caída de agua será tu meta y no debes perdértela por nada.

Algunos de los nuevos destinos turísticos que se están promocionando en el Perú son sin duda los que se encuentran en la región Amazonas, más específicamente en Chachapoyas.

Pero para conocer un poco más de esta región y su población comencemos por decir que hasta el nombre de esta ciudad es misterioso ya que tanto en vocablo nativo sachapuyos como en Aymara significaría ‘hombres de la neblina’ o chacha ‘gente’ y phuyu ‘nube’, gentes de las nubes. Nombre que se le atribuye gracias a la densa neblina que generalmente cubre el cerro de Puma Urco, circundante a la ciudad.

Una de las mayores atracciones turísticas que brinda Chachapoyas a los visitantes es la increíble catarata de Gocta, anunciada al mundo recién en el 2002 y que en un principio fue erróneamente nombrada como la tercera más alta del mundo con sus 771 metros de altura, pero que en la actualidad se encuentra en el puesto decimoquinto. Su nombre según los lugareños significa ‘La chorrera’.

Gocta se encuentra cerca a los caseríos de Cocachimba y San Pablo. El trayecto hasta la catarata dura entre 5 a 6 horas (ida y vuelta) y durante todo el camino se pueden apreciar un total de 22 caídas de agua. El destino final al que todos deben llegar es la piscina que forma la propia catarata y a la que se accede luego de recorrer varios kilómetros a través de bosques de neblinas.

Sin duda una experiencia indescriptible que no te debes perder.