Estás en: Inicio / Mundo Plus / Viajes / Praga de ensueño

Viajes

Praga de ensueño

2017-01-19 15:12:48
Praga de ensueño
Los puestos de comida callejera son muy recomendables.
Praga de ensueño
El Puente Carlos es el más antiguo de la ciudad de Praga y el favorito de directores de cine.
Praga de ensueño
El reloj astronómico de Praga data de la época medieval
Praga de ensueño
El río Moldava es el más largo de la República Checa y divide a la ciudad de Praga en dos.
Praga de ensueño
El cementerio judío en la ciudad de Praga

Praga es llamada ‘La ciudad dorada’ o ‘de las 100 torres’ y ha sido declarada por la UNESCO como World Heritage Centre. Y sin lugar a equivocarnos es una de las ciudades más bellas del mundo.

Dividida por el río Moldova entre sus calles encontrarás desde la casa de Kafka – en el número 22 de la calle Zlatá ulička o callejón del oro – hasta un interesante muro dedicado a John Lennon, pasando a través de un maravilloso reloj astronómico ¡medieval!, monasterios enigmáticos, monumentos históricos, bibliotecas con tesoros insondables y mucho más te esperan en Praga.

Monasterio y biblioteca de Santo Tomás. Es un monasterio del siglo XIII al que actualmente no acceden muchos visitantes, pero si tienes la suerte de hospedarte en el hotel Agustine una de las opciones que presta este hotel a los visitantes es la visita al monasterio por 20 euros por persona. Esta será una visita guiada por uno de los cinco monjes agustinos que aún residen en el lugar. En su biblioteca se encuentra una de las colecciones de libros sobre medicina más antiguas del mundo. Y para los amantes de la lectura en esta biblioteca si te permiten tocar los pergaminos y libros más antiguos.

Barrio del Castillo o Hradcany. Es una de las zonas más tranquilas de Praga y tiene una de las vistas más bellas de la ciudad. Puedes llegar a pie desde Malá Strana y se sitúa en las faldas del Castillo de Praga. La plaza Hradcanské es el centro del barrio y el lugar donde se encuentran los edificios más importantes como los palacios Schwarzenberg y Sternberk, parte de la Galería Nacional de Praga, y que se pueden visitar de martes a sábado.

Catedral de San Vito. En checo Katedrála Svatého Vita, es un templo católico que llevó mil años construir y donde se pueden encontrar las joyas de coronación checas, además delas tumbas de santos como San Juan Nepomuceno o el rey Carlos IV. Y por último, no dejes de subir por la torre sur, ya que la vista que te espera desde lo alto es una de las más impresionantes de la ciudad.

El puente Carlos. Este es el famoso y conocido puente de películas que une la ciudad pequeña (Malá Strana) con la ciudad vieja (Staré Mêsto). Sus hermosas estatuas colocadas a lo largo y su historia que se remota a los inicios de la ciudad, le dan ese toque misterioso que gusta a los directores de cine.

Iglesia de Nuestra Señora de Tyn. Fueron 200 años los que duró su construcción siendo terminada en el año 1511, mucho antes del descubrimiento de América. El origen de su nombre es bastante curioso, así que no dudes en consultar al respecto. Por el tiempo que tomó su construcción verás que la iglesia cuenta con una mezcla de estilos; gótico, renacentista, barroco, etc.

Compras en la calle Havelska. No olvides comprar algún recuerdo de esta hermosa ciudad. Dicen que en esta zona de la ciudad encontrarás lo que buscas a los mejores precios.

La casa danzante. Es una construcción conformada por dos torres (Fred y Ginger) las cuales en su diseño dan la idea de dos bailarines ejecutando una danza, su arquitectura parece estar en constante movimiento gracias al efecto tridimensional con el cuál fue diseñado. Esta edificación se encuentra en la calle Resslova Street, en la orilla derecha del río Moldava. Si deseas ir en metro, solo debes bajarte en la estación Karlovo Námestí.

El barrio judío de Josefov. Esta zona de la ciudad está conformada por seis sinagogas, el monasterio de Santa Inés, el ayuntamiento y el cementerio judío. Su creación data de la edad media y toma el nombre de Josefov en honor a José II quien fuera el gobernante que inició la integración de los judíos en Praga.

La torre de la pólvora. Esta es la entrada a la tradicional Ciudad Vieja y su construcción se origina en el año 1475. Antiguamente era utilizada como almacén militar.

Disfruta de la opera y el teatro. No dejes de asistir a alguna de las numerosas puestas en escena con las que cuenta la ciudad durante todo el año. Averigua los costos ya que hay días populares en los que puedes conseguir entradas bastante cómodas. Además el espectáculo del teatro negro es uno de los que no debes perderte.

El río Moldova. No dejes de tomar un crucero para recorrer el río más grande de la República Checa y que divide a la capital en dos. Si bien el puente más conocido es el de Carlos, son 17 los puentes que se pueden apreciar en este recorrido. El nombre Moldova es de origen germánico siendo Vltava su denominación en checo.

La gastronomía local. No dejes de asistir a algunas de las cenas con espectáculo que brindan restaurantes de la ciudad. Además prueba los rollitos de pan dulce llamados ‘trdelnik’, compra algunos para llevar. Si hace buen tiempo prepara un pícnic y relájate en los ‘Jardines Vrtba’. Y no debes dejar Praga sin probar el plato más famoso que tienen, el ‘vepřo-knedlo-zelo’ o cerdo asado con pasta y col. Si eres un apasionado de la cerveza, no dejes de visitar ‘U-Fleku’, la cervecería más antigua de Praga. En resumen, la comida callejera es típica de la ciudad y no te defraudará.

De yapita, si dispones de tiempo para seguir visitando algunos otros lugares fuera de Praga, te recomendamos conocer la ciudad Kutna Hora y el Campo de concentración de Terezín.